Por un islam democrático en España

La situación actual del islam en España es insostenible, con la propagación de doctrinas radicales dentro de las comunidades musulmanas, discursos de rechazo de todo lo occidental que favorecen la creación de guetos. Una realidad que tiene su contrapartida en el crecimiento de la islamofobia y de la xenofobia, auténticos males de nuestro tiempo. Aunque la mayoría de los musulmanes queremos vivir nuestra espiritualidad con normalidad, la actitud sectaria (e incluso violenta) de unos pocos genera el rechazo de la ciudadanía y afecta nuestras vidas. Ante esta problemática, debemos ser conscientes de que los discursos del tipo “el islam es paz” o “el islam dignifica a la mujer” son insuficientes. Ha llegado el momento de dar un paso más allá y afrontar la situación con el máximo rigor y valentía. Ha llegado el momento de tomar medidas contundentes para atajar este problema, que amenaza la convivencia y puede degenerar en una fractura en el seno de nuestra sociedad.

No nos engañemos: las soluciones a los problemas que afectan a la integración del islam en el espacio laico no vendrán de las estructuras religiosas conservadoras, demasiado preocupadas por sus cuotas de poder y el control del discurso religioso. La solución tampoco vendrá de países extranjeros empeñados en mantener sojuzgados a sus antiguos súbditos en el contexto migratorio. No podemos sino constatar el fracaso de la política de interlocución de las instituciones públicas con aquellos que se presentan como ‘representantes de los musulmanes’, y cuya apatía y desentendimiento de los problemas reales de los musulmanes ha conducido a la presente situación. Consideramos errada la política de privilegiar el diálogo con los sectores más conservadores, dándoles con ello un poder que no se corresponde con los anhelos de la mayoría de los musulmanes.

Estamos convencidos de que la solución a los problemas generados por el radicalismo vendrá de la colaboración de la sociedad con los musulmanes y musulmanas progresistas, comprometidos en la promoción de un islam democrático y compatible con los valores que dan cohesión a nuestra sociedad: democracia, libertad de religión y de conciencia, derechos humanos y civiles, justicia social e igualdad de género. Valores sin los cuales ninguna sociedad moderna puede prosperar, y que por ello deben ser exigidos a todas aquellas organizaciones que reciben dinero público.

Por todo ello, quiero hacer un llamamiento a todos los musulmanes y musulmanas que viven en España, y en particular en Cataluña. Debemos reaccionar ante la difusión de las lecturas reaccionarias u oscurantistas del islam, y dar una respuesta positiva a las inquietudes de la sociedad civil respecto a la creciente presencia del islam. Es un imperativo ético el combatir el radicalismo dentro de las comunidades musulmanas. No podemos permitir que un nuevo 11-M se repita, y está en nuestras manos detenerlo. Quiero recordar en este sentido la fatua contra el terrorismo firmada por el entonces secretario de la Comisión Islámica de España, Mansur Escudero, en la que se declaraba que cualquier persona que cometiese un acto terrorista ha dejado de ser un musulmán. Nos encontramos ante enfermos que utilizan la religión para justificar su odio a los valores de occidente, frente los cuales los creyentes sinceros debemos posicionarnos de forma activa y contundente.

Es imprescindible promover la igualdad hombre-mujer en el seno de las comunidades musulmanas, incluida la promoción de mujeres a cargos de responsabilidad en las organizaciones religiosas, y el pleno acceso de las mujeres a las mezquitas, en igualdad de condiciones que los hombres.

Esta es la base sobre la cual podemos exigir el pleno desarrollo de los derechos civiles de los ciudadanos musulmanes, y la aplicación de las medidas de definidas en las resoluciones de la Comisión parlamentaria sobre el 11-M, en la cual se puso de manifiesto que la respuesta policial debe ser acompañada de medidas de integración social para ser efectiva.

Somos muchos los musulmanes comprometidos en la promoción de un islam democrático en nuestro país. Somos conscientes de que estos objetivos no se lograrán sin el apoyo de las instituciones y de la sociedad civil en su conjunto. Lo que suceda en los próximos meses será determinante para el futuro del islam en el conjunto del estado. El Gobierno español y la Generalitat de Cataluña deben reaccionar de forma creativa, apoyar a los musulmanes progresistas frente a los radicales. Pedimos un esfuerzo en esta dirección, más allá de los intereses de partido, más allá de las presiones de consulados y embajadas extranjeras. Como me dice un buen amigo, no se puede poner al lobo a vigilar a las gallinas.

9 respuestas a Por un islam democrático en España

  1. abenyusuf dice:

    Estimado Abdennur,

    Coincido y apoyo tu declaración y llamamiento. Creo compartir tu análisis y tus críticas.
    Por otro lado, y sin caer en un lamento estéril, si deploro que el foro de webislam esté cerrado, en la medida en que era un marco en el que se desarrollaba un pensamiento progresista con musulmanes en España, y fuera de España. In shâ’ Al-lâh webislam pueda vovler a abrir el foro, o nuestros blogs vayan abriendo más espacios de desarrollo de voces de islam progresista.

    Un saludo fraternal, con la paz de Al-lâh.

  2. Rachid dice:

    Hacía mucho tiempo que esperaba una reflexión que diera en el centro de la problemática real del islam en España. Sinceramente, creo que hoy por hoy, la o las comunidades musulmanas en España no tienen suficientes motivos para el optimismo, dado el alto grado de crispación y politización del credo. Habría pocos agentes sociales y políticos en este país que apoyarían un proceso de independencia y liberación de una práctica democrática del islam en igualdad de condiciones democráticas junto a otras confesiones.
    El camino será largo, pues, para alcanzar esta meta y que a mi juicio será beneficiosa para el conjunto de los españoles.

  3. Ismael dice:

    Me parece muy triste su división entre “musulmanes progresistas” y “musulmanes radicales”. La mayoría de los musulmanes que viven en España simplemente son musulmanes que viven de acuerdo con su religión, y les da igual si un colectivo de conversos tiene una afiliación conservadora o progresista. Yo diría que el problema del islamismo radical no se puede solucionar simplemente con diálogos entre las administraciones y los “musulmanes progres”…. sino como usted dice,se han de promover medidas de integración social en paralelo a las actuaciones policiales.

    Sinceramente, creo que sus debates y discusiones sobre el islam i la laicidad, el fet nacional, la democratización del islam… estan muy lejos de las preocupaciones y las necesidades reales de la comunidad musulmana en España. Quizas sería más productivo que su Junta luchase para conseguir construir una mezquita en Catalunya en vez de hacer apología de su progresismo.

    As-salamu alaykum

  4. Juan Carlos dice:

    Querido Adbennur

    Espero que tu estupendo artículo no caiga en saco roto y que ideas como las tuyas sean escuchadas por aquellos que tienen la autoridad y la responsabilidad de diseñar el futuro marco de convivencia de la sociedad española. Apartarse de los postulados que tu estableces supone un grave riesgo para la tolerancia, la multiculturalidad y, también hay que resaltar, la paz y la seguridad, entre todos los ciudadanos españoles, incluyendo por supuesto (y en estos momentos más que nunca no es una redundancia, una obviedad o una perogrullada) a todos aquellos de confesión musulmana.

    Un fuerte abrazo desde Sarajevo

    Juan Carlos

  5. […] ni progresista: musulmán a secas Varios lectores me han felicitado por mi llamamiento Por un islam democrático en España, pero otros me han criticado por utilizar el tópico de una fractura entre los ‘musulmanes […]

  6. mustafa dice:

    para empezar no existe ningun islam democratico,porque?pues sencillamente porque el islam no cree en la democracia hay que llamar a las cosas por su nombre :yo creo que nunca podemos hablar de una cierta alianza de civilizaciones ,nunca podemos emparejar amor y odio ,tolerancia y fanatismo,paz y declaracion de guerra constante a todo lo diferente ,libertad y no libertad sobre todo hacia las minorias y las mujeres…

    • abdennurprado dice:

      Estimado Mustafa

      Que el islam no es democrático es lo que dicen los islamófobos. Es un comentario racista e intolerante. Pero basta remitirse al Corán y a la Sunna para darse cuenta de que el islam es profunda y radicalmente democrático.

      Por lo demás estoy de acuerdo: no podemos comparar el islam (el amor al Bien y a la Belleza, el respeto a la diversidad de religiones, la flexibilidad y la solidaridad para con los necesitados) con la globalización corporativa ni con el eurocentrismo dominante (el odio hacia lo diferente, el racismo institucionalizado).

      Un abrazo,

      Abdennur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: